Proyecto interdisciplinar busca evaluar el avance escolar en pandemia de niños, niñas y adolescentes en campamentos

La iniciativa, elegida como una de las ganadoras de la XVIII versión del Concurso de Investigación y Creación para Académicos/as de Pastoral UC, busca levantar datos sobre los efectos de la crisis socio-sanitaria en los y las escolares que viven en campamentos.

A casi un año y medio de que se confirmara el primer caso de Covid-19 en Chile, las consecuencias de la pandemia siguen causando estragos en nuestra sociedad. Un golpe que para las familias más vulnerables ha sido aún más complejo.

En el caso de los escolares, estos se vieron obligados a continuar sus estudios a través de sistemas remotos de comunicación. Algo que resulta casi imposible para sectores de escasos recursos, donde el acceso a tecnología e internet es casi nulo. Por ello los profesores Kenzo Asahi, de la Escuela de Gobierno UC, y Marigen Narea, del Centro Justicia Educacional, junto a Matías Reyes, del Centro de Estudios Socioterritoriales de la Fundación TECHO, postularon a fondos que les permitieran levantar datos y hacer un diagnóstico de la realidad de estas familias.

Así surgió “Campamentos y educación escolar: diagnóstico para implementar un programa de amor preferencial por los ´últimos´”, proyecto que se posicionó como uno de los ganadores de la XVIII versión del Concurso de Investigación y Creación para Académicos, organizado por la Pastoral UC, en colaboración con la Vicerrectoría de Investigación y la Vicerrectoría Adjunta de Asuntos Internacionales. Iniciativa que entregará un panorama de los efectos que la crisis socio-sanitaria ha dejado en las y los escolares que viven en campamentos.

La coordinación, realizada en conjunto con TECHO-Chile, a través de su Centro de Estudios Socioterritoriales (CES), en el marco de la reformulación del programa de tutorías remotas que la fundación llevó a cabo durante 2020, permitirá que 300 niñas, niños y adolescentes formen parte del diagnóstico. Estudio que abordará, entre otros aspectos, indicadores de deserción escolar, avance educativo, percepciones futuras, bienestar psicológico y desarrollo de habilidades socioemocionales.

“La Casen lo está diciendo, hay más de 40 mil niños fuera del sistema escolar. Estamos retrocediendo más de 10 años en lo que habíamos avanzado en deserción escolar. Lamentablemente vemos que los niños más excluidos del sistema son aquellos que además están siendo excluidos territorialmente. Que viven en campamentos, sin las medidas básicas de higiene”, dice la investigadora del Centro Justicia Educacional, Marigen Narea.

Al respecto, el profesor de la Escuela de Gobierno, Kenzo Asahi, señala que actualmente “existe preocupación por los efectos negativos en el nivel educacional por falta de oportunidades”, afirmando que si el diagnóstico se confirma, implicaría que tanto fundaciones como el Estado tendrían que asumir un deber ético de invertir, en forma preferencial, en los estudiantes más vulnerados y vulnerables del país.

Por otro lado, de acuerdo a Narea, este proyecto permitirá fortalecer y sistematizar las tutorías que Techo tiene desde hace algunos años. “La ayuda que estamos brindando desde la Universidad es entregar nuestro conocimiento para diseñar programas, sistematizar experiencias, y evaluar cuán efectivas pueden llegar a ser las tutorías. La evidencia dice que pueden ser altamente efectivas para que niños/as aprendan, pero también para que vuelvan al sistema educativo. Los tutores y tutoras sirven de modelo, de un vínculo afectivo importante, para que ellos/ellas entiendan la importancia de la educación a futuro”, concluyó.

Texto: Andrea Fuentes, periodista Escuela de Psicología UC / Pamela Riveros, periodista Escuela de Gobierno UC.

Foto: Fundación TECHO Chile