Inclusión BioSocioCultural: Desafiando la Homogeneidad en Espacios Educativos.

Investigadora Principal: Macarena García-González (Educación UC)


Esta línea de investigación se orienta a producir ensamblajes de investigación (Fox & Alldred, 2015, 2018) orientados a disminuir la injusticia epistémica (Fricker, 2007) y producir investigación en clave afirmativa (Braidotti, 2018; Tuck, 2009). Los proyectos de investigación de la línea se centran en cuestiones relacionadas con las injusticias epistémicas, particularmente en relación con la producción de investigación en educación. Es necesario transformar las nociones y culturas dominantes relacionadas con la producción de conocimiento para comprender cómo las “formas de saber” excluyentes (racistas, sexistas, discriminatorias, etc.) pueden ser cuestionadas en los espacios educativos. Los proyectos de la línea están diseñados desde los paradigmas de los nuevos materialismos y feminismos posthumanistas y desarrollan prácticas metodológicas  colaborativas y basadas en las artes y medios. La línea está desarrollando estudios con dimensiones participativas para cuestionar injusticias epistémicas en la producción de investigación en educación.  Algunos de los proyectos de la línea también se ensamblan con métodos de investigación basados en las artes (Cahnmann-Taylor & Siegesmund, 2008; Hickey-Moody, 2017; Jagodzinski & Wallin, 2013).

La línea está enfocada en las posibilidades de “desafiar la homogeneidad” en las escuelas a través de la investigación, especialmente desde una perspectiva de “ética afirmativa”(Braidotti, 2018). Los proyectos de la línea no solo se orientan a describir la producción de injusticia y desigualdad en espacios educativos, sino también a generación de “invitaciones a futuros que vale la pena tener” (Rosiek 2021). En otras palabras estos proyectos están diseñados para moverse constantemente entre el diagnóstico crítico de los espacios educativos a las posibles transformaciones y espacios de creación de nuevas formas de vivir presentes en el ámbito educativo.

Los focos temáticos centrales de los proyectos desarrollados en esta segunda etapa de la línea están orientados a la exploración de la producción de repertorios afectivos relacionados con el “futuro” en educación y la producción de espacios educativos. Los proyectos examinan cómo los discursos, afectos y materialidades de «eso por venir» se producen en y a través de la educación. Este enfoque se involucra con la discusión sobre si el «impulso implícito orientado hacia el futuro» (Spyrou, 2020) de la investigación sobre la infancia y la educación que impide un relato más complejo de la vida (presente) de les niñes y jóvenes. La producción de el “futuro” en relación con la educación es una de las dimensiones de injusticia en educación en la medida en que los esfuerzos educativos se centran en un mañana brillante que requiere la postergación del hoy (Ahmed, 2010). El futuro brillante y maravilloso que se promete podría no llegar en las condiciones actuales —extractivismo, crisis neoliberal, pandemias y crisis climática— y los movimientos sociales recientes han venido señalando la urgente necesidad de reestructurar los imaginarios del futuro. El segundo foco temático, o la exploración de la producción de espacios escolares en los proyectos, está centrada en investigar las relaciones entre materialidades espaciales, corporalidades escolares y circulación de repertorios afectivos. Las políticas espaciales en la escuela y la producción de repertorios afectivos espaciales continúan siendo sitios poco explorados en la investigación.  La producción de los espacios educativos se relaciona con la injusticia educacional debido a sus materialidades y discursos disciplinadores (Gagen, 2019; Ko & Hong, 2020; O’Donaghue, 2006) pero también con la creación de nuevas formas de devenir que involucren relaciones biosocioculturales más justas (Armella, 2018; Carter, 2007; Schwartz, 2014).

La conceptualización de la línea 3 de justicia educativa la entiende como un ensamblaje político (Coleman & Ringrose, 2013) que considera cómo los espacios educativos se ven afectados por los sistemas de exclusión. Las preguntas de investigación y las prácticas metodológicas descritas tienen como objetivo avanzar en posibilidades de relaciones educativas más justas en las que se transformen sistemas de exclusión como el sexismo, el racismo, la discriminación por edad, el antropocentrismo, el capacitismo, el colonialismo, el clasismo, entre otros. Estas transformaciones se basan en la capacidad de rechazar la exclusión, imaginar y crear otro tipo de relaciones y formas de vida (Braidotti, 2018). Esta conceptualización de la justicia educativa implica que no es un valor absoluto a alcanzar, sino una demanda a ubicar en diferentes momentos.