Investigadora CJE publica libro que explora la educación de las emociones y los afectos en niños y niñas.

Conocer las limitaciones y potencialidades que el uso de la ficción infantil tiene para abordar temas difíciles, como la muerte, el duelo, la xenofobia, la migración, la tristeza, la memoria y el género, entre otros, son algunas de las temáticas que aborda la obra.

 

“Enseñando a sentir. Repertorios éticos en la ficción infantil” es el nuevo libro escrito por la investigadora asociada de CJE, Macarena García González, donde revisa, mediante la crítica estética y la investigación empírica, los potenciales y las limitaciones del uso de la ficción infantil —en libros, pero también en cine de animación— para la educación en las emociones y los afectos.

A lo largo de sus ocho capítulos, se discuten temas como muerte, duelo, xenofobia, migración, tristeza, memoria y género, haciendo la pregunta sobre los repertorios emocionales y éticos en la forma de narrar y de presentar mundos al lector. La autora analiza, además, su propia experiencia en investigaciones e intervenciones con libros infantiles en escuelas y campamentos, cuestionando la perspectiva adulta con la que se promociona la lectura en espacios educacionales. 

“Somos los adultos los que escribimos, seleccionamos, recomendamos libros de literatura infantil, los que celebramos algunas lecturas —y no otras—; se hace muy necesario poner atención a cómo eso opera silenciando posibilidades”, explica la autora.

Macarena García González cuenta que la intención de abordar el tema surgió al ver el interés que suscitó un libro como “El monstruo de colores” en las escuelas y jardines infantiles: “Desde el campo de estudios en literatura infantil es una obra para el que damos un rotundo ‘no’. Lo catalogamos rápidamente como un libro de autoayuda infantil, aleccionador, plano, pero ¿por qué tiene tal éxito entre docentes? ¿Qué necesidad viene a cubrir? Hay muchos libros como ése, libros en los que se confía para educar emociones, pero es como si enseñaran a no sentir mucho, a contenerse”, destacó.

“Enseñando a sentir. Repertorios éticos en la ficción infantil” ahonda en el auge del libro-álbum —libros que se combinan cuidadas ilustraciones con breves textos— con la pretensión de una educación socioemocional y el fomento de la empatía. “Lo que vemos es que se trata de una idea de empatía bastante superficial: se trata de saber lo que el otro puede pensar o sentir, pero no se llama a sentir con otros, sino más bien casi lo contrario: hay una narrativa bastante dominante sobre cómo tenemos que aprender a contenernos, aquietarnos”, agregó García González.

Este libro da cuenta de una investigación Fondecyt titulada “Repertorios emocionales y literarios para la infancia”. “Se busca hacer dialogar esta investigación con quienes estén interesados en la literatura y las artes para niñas y niños, que pudiese entrar en diálogo con interpretaciones críticas de textos y con formas de repensar posibles narrativas sobre lo que es apropiado o no para los más jóvenes”, explicó la autora. A lo largo del volumen se va articulando una atención por cómo hablar de temas difíciles a los niños y niñas, un aspecto muy contingente en tiempos de pandemia.

Finalmente, Macarena García González, comentó que “en el libro intento llevar la atención hacia los escasos repertorios que tenemos sobre la colaboración y la solidaridad. Llama la atención esa cosa tan individualista para hablar de emociones en tiempos en los que se hace cada vez más patente que de esto sólo salimos juntos”, subrayó.

Para adquirir el libro, haz click acá